No hacemos avalúos en este espacio. Le ofrecemos una disculpa.

Venta Online

31 ago. 2009

4 Maravedís

Rescatadas del lago de Texcoco


En 1542, el virrey don Antonio de Mendoza emitió un decreto que ordenaba la acuñación de moneda de cobre en la Nueva España. La de mayor denominación, fue la de 4 maravedís.

Estas piezas fueron rechazadas por los indígenas y a pesar de la orden de usarlas como moneda corriente, eran arrojadas al lago de Texcoco. José Manuel Sobrino, apunta: “Todavía en 1545, la Audiencia de México, en carta al Rey, afirmaba su convencimiento de que la moneda de cobre debía continuarse fabricando, pero ya en 1550 los miembros del Cabildo estaban acordes en que debía suspenderse su acuñación en vista de la actitud adverse de los indígenas. Es probable que la troquelación del cobre se haya suspendido por 1551 ó 1552, pues oficialmente se le retiró de la circulación por real cédula de 1556”. 1

El mismo autor, en otra edición de su libro agrega: “Poco se sabe de la técnica de acuñación de las monedas de este periodo debido a que era uso tradicional, desde la Edad Media, que los secretos de las artes y los oficios se guardaran celosamente; los trabajadores de la casa de moneda compraban sus empleos y tenían que capitalizar una habilidad que se transmitía de padres a hijos y a costa de años de aprendizaje. No se utilizaba maquinaria; la mano de obra la proveían los indígenas y los esclavos negros, quienes hacían el trabajo rudo y sucio, en tanto que la técnica y dirección provenían de los españoles”. 2

También se hicieron monedas con valor de 2 Maravadís. Miguel L. Muñóz, escribió sobre estas piezas: “Prácticamente todas desaparecieron de la circulación. Afortunadamente, al hacer excavaciones, algunas de 4 Maravadís, muy dañadas, han sido encontradas; pero pocas, muy pocas de 2 maravadís han sido recuperadas. Esto hace de esta moneda una de las más raras y codiciadas de la Numismática Mexicana”. 3

Anverso.- Una “K” con una corona sobre ella, un león del lado derecho y un castillo del izquierdo. Bajo la letra una granada y “Mo”. La leyenda –casi siempre incompleta- “Carlovs et Iohana Reges”.

Reverso.- Una letra “I” coronada, nuevamente el castillo y el león, uno de cada lado; abajo el numeral “4” y la leyenda o parte de ella: “Hispaniarvm et Indiarvm”.


Fuentes:
1. “La Moneda Mexicana, su historia”, Banco de México, S.A., México, 1972. Pág. 22
2. “La Moneda Mexicana, su historia”, Banco de México, S.A., México, 1989. Pág. 22
3. “Sociedad Numismática de México, Boletín No. 56”, México, 1967. Pág. 67








26 ago. 2009

2 Onzas Piedra de los Soles

Esta pieza conmemora el lanzamiento de las monedas “Nuevos Pesos”

Para conmemorar el lanzamiento de las monedas que integrarían el nuevo cono monetario bajo el tipo de “Nuevos Pesos”, la Casa de Moneda de México acuñó en 1993 esta hermosa pieza de plata, Ley 0.999, con valor de 2 Onzas y cuyo diseño ha sido reconocido mundialmente y repetido en muchas emisiones posteriores: nos referimos a la “Piedra de los Soles”, también conocida como “Calendario Azteca”.

Este monolito circular, al parecer, fue empleado por los mexicas como piedra de sacrificio, donde se depositaban los corazones sangrantes de los guerreros derrotados como ofrenda al sol. Fue fabricado en el reinado de Axayácatl.

Con este motivo, se fabricó esta medalla de 48 milímetros de diámetro, que pesa 62.20 gramos.

El 22 de junio de 1992 se publicó en el Diario Oficial de la Federación un Decreto en el cual se anunciaba la adopción de una nueva unidad monetaria en México, que a partir del 1º de enero de 1993 entraría en vigor, que quitaba tres ceros al peso –habría que dividir entre mil las cifras que se usaban- y adoptaría en nombre de “Nuevos Pesos”. El objeto principal de la medida, era el facilitar la comprensión de grandes cantidades de dinero. No era lo mismo hablar de 5, 100 ó 1,000 pesos… que de 5,000, 100,000 ó 1,000,000 de pesos. Las monedas quedaron así:

Antes .............................................Nuevas

$50 ................................................5 Centavos
$100 ............................................10 Centavos
$200 ...........................................20 Centavos
$500 ...........................................50 Centavos
$1,000 ........................................1 Peso
$2,000 (billete) ........................2 Pesos
$5,000 (billete) ........................5 Pesos
$10,000 (billete) ......................10 Pesos
$20,000 (billete) .....................20 Pesos
$50,000 (billete) .....................50 Pesos

En el anverso contiene estas 10 piezas que integran este cono monetario. La ceca “Mo”.

En el reverso, el Calendario Azteca, la leyenda “Piedra de los Soles. Casa de Moneda de México. 1993”.

Esta misma pieza existe también en 5 onzas.










10 ago. 2009

La fabricación de las nuevas monedas de 10, 20 y 50 centavos, permitirán un mejor aprovechamiento de los recursos

Se usará el sobrante del acero inoxidable del centro de las monedas de 1, 2 y 5 pesos, para las denominaciones fraccionarias

En cumplimiento al Decreto del 20 de enero de 2009 en el que se indican las características que debían tener las nuevas monedas fraccionarias en los Estados Unidos Mexicanos, el pasado 7 de agosto se puso en circulación las piezas de 10 y 20 centavos -en una primera etapa- y en las próximas semanas, sucederá lo mismo con la de 50 centavos.


“Las nuevas monedas de 10, 20 y 50 centavos, se fabricarán utilizando la parte central sobrante, que se obtiene en el proceso de perforado para obtener los anillos perimétricos de las monedas de 1, 2 y 5 pesos, respectivamente”. 1 Como se recordará, estas piezas son bimetálicas: el anillo es de acero inoxidable y el centro de bronce-aluminio. Para fabricar estas piezas, se hace una perforación al cospel de acero inoxidable de la que resulta el anillo perimétrico al que se le ensambla el centro de bronce-aluminio… el recorte que se obtiene, en lugar de ser fundido nuevamente, ahora será aprovechado para la acuñación de las monedas fraccionarias, por lo que su tamaño y peso, serán inferiores a las fechadas en 2008 y años anteriores.

Esta medida permitirá un mejor aprovechamiento de los recursos, ya que se reducirán los costos de producción y se aprovechará mejor la materia prima.

A continuación la descripción de las nuevas monedas, mismas que podrás conocer en la página del Banco de México: http://www.banxico.org.mx/

10 Centavos



Anverso.- El Escudo Nacional con el águila de perfil hacia la izquierda y la leyenda “Estados Unidos Mexicanos”.

Reverso.- La fecha sobre el número “10” y el símbolo de centavos. La ceca “Mo” y la estilización del Aniño del Sacrificio de la Piedra del Sol.

Su diámetro es de 14 milímetros y pesa 1.755 gramos. Su canto tiene una ranura perimetral.

20 Centavos



Anverso.- El Escudo Nacional con el águila en la misma postura y relieve que la pieza anterior, y la leyenda “Estados Unidos Mexicanos”.

Reverso.- La fecha sobre el número “20” y el símbolo de centavos, “Mo” indicando la seca de la Casa de Moneda de México y una estilización de Acatl, decimotercer día de la Piedra del Sol.

Su diámetro es de 15.3 milímetros y pesa 2.258 gramos. Su canto es estriado discontinuo.

50 Centavos



Anverso.- Igual que las anteriores, el Escudo Nacional al centro con la leyenda “Estados Unidos Mexicanos”.

Reverso.- La fecha sobre el número “50” y el símbolo de centavos. La ceca “Mo” y una estilización del Anillo de la Aceptación de la Piedra del Sol.

Su diámetro es de 17 milímetros y pesa 3.103 gramos. Su canto es estriado.

Fuentes:
1. http://www.banxico.org.mx/





5 ago. 2009

1/8 Real Durango

Cobre fechado en 1824

“A la caída del Imperio de Iturbide se creó una junta superior gubernativa, formada por Guadalupe Victoria, Nicolás Bravo y Celestino Negrete, la cual gobernó de marzo de 1823 a octubre de 1824. Durante su gestión se hizo la primera división territorial por estados, que sustituyó a las antiguas divisiones del virreinato… Algunas extensas zonas del norte se subdividieron. La intendencia de Durango o gobierno de la Nueva Vizcaya se dividió en los estados de Durango y Chihuahua…” 1

Esta moneda de cobre fue acuñada en 1824 en la recién disuelta provincia de Nueva Vizcaya, Durango desde ese momento, cuando las casas de moneda foráneas tuvieron la facultad de troquelar moneda. “Por ley de 16 de noviembre de 1824, las casas de moneda foráneas pasaron a depender de los gobiernos locales; debido a esto Durango troqueló nuevos octavos de cobre…” 2

Apunta Alberto Francisco Pradeau: “Haciendo uso del privilegio concedido, el Estado de Durango ordenó se troquelara una nueva moneda de cobre. No se conoce cuál fue la cantidad que se acuñó, pero debe haber sido grande dado que es fácil encontrarlas”. 3

Anverso.- En Escudo Nacional con el águila volteando a la derecha, sus alas están extendidas; abajo el valor “1/8” y la letra “D”, de la ceca.

Reverso.- Una banda de la que se desprenden rayos radiantes con la palabra “Libertad” y la fecha “1824”.

En 1828 se emitió otra moneda, pero con un diseño diferente.



Fuentes:
1. “Atlas Histórico de México”, Enrique Florescano – Francisco Eissa, Ed. Aguilar, México, 2008. Pág. 142
2. “La Moneda Mexicana, su Historia”, José Manuel Sobrino, Banco de México, México, 1989. Pág. 83
3. “Historia Numismática de México de 1823 a 1950” Tomo Segundo, Sociedad Numismática de México, 1960. Pág. 373














2 ago. 2009

2/4 de Real Fernando VII

Fueron emitidas para sustituir a los tlacos

Ya nos hemos referido en otras ocasiones, a la constante necesidad de existir moneda fraccionaria para facilitar las pequeñas operaciones mercantiles. Dice José Manuel Sobrino: “En 1814 el virrey Calleja ordenó que se retiraran de la circulación las fichas o medios de cambio particulares que, con el nombre de tlacos, señales y pilones, servían para realizar las pequeñas operaciones de cambio. Para sustituir estas piezas y complementar las cuartillas de plata, dicho virrey Calleja ordenó a la Casa de Moneda de México, por bando de 28 de marzo de 1814, la acuñación de monedas de cobre de dos cuartos… estipulándose que esas piezas equivaldrían, respectivamente, a una cuartilla, a un tlaco (octavo de real)”. 1

Están fechadas en 1814, 1815, 1816 y 1821.

“La circulación de estas monedas fue autorizada por bando de 13 de agosto de 1814 y, como hubiera cierta resistencia para aceptarlas, se dictó la ley de 20 de diciembre de ese mismo año, por la que se pusieron en circulación fijándose su poder liberatorio, o sea la cantidad máxima que podía pagarse o recibirse de ellas en cada transacción”. 2 Estas monedas de cobre fueron las primeras troqueladas en este metal, desde que se suspendió la acuñación de “maravedíes”.





Anverso.- Entre dos “f” un “VII”, imagen coronada. De lado izquierdo la ceca “Mo”, del derecho el valor “2/4”. Abajo la fecha y alrededor la leyenda “Ferdin . VII. D. G. Hisp. Rex”.





Reverso.- Una cruz con dos leones y dos castillos; las tres flores de lis al centro. Todo rodeado por una corona de laurel.

Fuentes:
1. “La Moneda Mexicana, su historia”, Banco de México, S.A., México, 1972. Pág. 49
2. “La Moneda Mexicana, su historia”, Banco de México, México, 1989. Pág. 33