No hacemos avalúos en este espacio. Le ofrecemos una disculpa.

Venta Online

15/3/2011

LA CASA DE MONEDA “GUADALUPE Y CALVO”

Guadalupe y Calvo es un municipio del sur de Chihuahua, cuya localidad tuvo una importante casa de moneda en el período republicano. La entidad tomó su nombre de la Virgen de Guadalupe y del apellido del Coronel José Joaquín Calvo, Gobernador del Estado. Territorio minero, desde luego.

“En 1836, se presentaron Robert Auld, Henry Mackintosh y John Buchan, quienes adquirieron las minas y organización de la compañía explotadora, donde fue instalada la primera máquina de vapor en la industria metalúrgica del Estado; en 1840 una casa de ensaye dio mayor auge a la minería y de 1844 a 1851, la Casa de Moneda de Guadalupe y Calvo, acuñó millones de pesos en oro y plata”. 1


La accidentada geografía del poblado, resultó todo un reto: “El edificio de la Casa de Moneda que estaba ubicado al norte de la población, cerca de las minas, se comenzó a edificar en diciembre de 1742 en un solar comprado a particulares, logrando terminar la constricción, pese a la escasez de mano de obra capacitada, en agosto del mismo año. La mayor parte de equipo, se trajo de Europa vía puerto de Havre, ciudad del noroeste de Francia, incluyendo maquinaria para la acuñación y la necesaria para el apartado del oro y de la plata. Para construir el edificio hubo que ejecutar grandes rebajes en el terreno a base de pólvora y no toda la estructura resultó del mismo nivel…” 2 “La Casa de Moneda inició sus operaciones el 1° de junio de 1843 –agrega- bajo el mando de Thomas Mackintosh y sirviendo como primer y único ensayador Don Manuel Onofre Parrodi, cuyas iniciales M.P., aparecen en las monedas allí acuñadas, a excepción de unas cuartillas de real de plata emitidas por esta ceca durante 1843, 1844 y 1845, que llevaban las iniciales de L.R., que corresponden a Luciano Rovira, grabador de la ceca de la ciudad de México desde marzo de 1837”.


La Casa de Moneda de Guadalupe y Calvo cerró definitivamente el 22 de mayo de 1852.


Alberto Francisco Pradeau, comenta: “La Compañía Minera de Guadalupe y Calvo, dueña de ricas propiedades mineras y arrendataria de las cecas de Guadalupe y calvo y Culiacán, debe haber sido subsidiaria de la poderosa casa Mackintosch y Compañía, pues durante 1849, según documentación oficial, la última traspasó ambas casas de moneda a la firma Jecker, Torre y Cía. Puede ser que los referidos documentos oficiales incurran en error en cuanto a la fecha de traspaso, pues en El Universal diario editado en la ciudad de México, No. 448, p. 3, del 6 de febrero de 1850, se publica que debido a dificultades de carácter económico, la firma Mackintosch y Cía. ofrecía en venta los contratos de la casa de moneda de que nos venimos ocupando y exigía que el gobierno le pagara los créditos que ella tenía contra el erario nacional. Con todo, el traspaso tuvo lugar, y es casi seguro que la perversa y corrompida firma de Jecker, Torre y Compañía, en connivencia con Santa Anna, el nada escrupuloso dictador, logró la rescisión de los contratos de las casas de Guadalupe y Calvo y Culiacán. Sea como haya sido, los nuevos arrendatarios hicieron que la casa de Guadalupe y Calvo se cerrara en 1852 afirmando que no les era productivo mantenerla abierta”. 3


Moneda de 1 Real 1851 GC MP


Anverso.- El Escudo Nacional con el águila volteando a la derecha y la leyenda “República Mexicana”.

Reverso.- El Gorro Frigio radiante y las leyendas: “1 R. GC. –la fecha- MP. 10 Ds 20 Gs”.


Fuentes:
1.
www.e-local.gob.mx/work/templates/enciclo/chihuahua/Mpios/08029a.htm
2. www.chihuahuamexico.com/index.php?option=com_content&task=view&id=1521&Itemid=38
3. “Historia Numismática de México de 1823 a 1950”, Tomo Segundo, Sociedad Numismática de México, 1960, Págs. 320-321.











6 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante tus comentarios, Silectes.

Te he seguido no con mucha frecuencia, pero sí durante un buen período de tiempo. Ahora estoy un poco más entusiasmado pues desde casi dos años, por dificultades en mi negocio, dejé de adquirir monedas de valor, pero al ver sus precios actuales, me emocioné constatando que algunas en el mercado ya valen el doble de lo que me costaron. Ese es un buen aliciente además del placer de coleccionar.

El único inconveniente es la seguridad... he visto cómo muchos amigos y conocidos han sufrido asaltos en sus casas. Espero tener suficientemente seguras mis monedas para que no desaparezcan.

Aprovecho para hacerte dos preguntas, una relacionada con las fuentes que citas... hay alguna librería que tenga un buen repertorio de literatura numismática?

La otra pregunta, de tema más actual, sabes cuál fue la acuñación de las monedas conmemorativas de plata de la independencia y la revolución?


De antemano, muchas gracias. Y ánimo con tu labor informativa. Estás divulgando conocimientos que sólo un ratón de biblioteca puede encontrar.

Ricardo
ricardodlt@yahoo.com

Anónimo dijo...

Que tal, me parece muy interesante tu blog y quiza tu puedas resolverme una duda, he querido comprarle a mi papá un juego de monedas de cuando el era niño, de por ahi de 1960 que es cuando tenia unos 10 o 12 años y que empezo a ganarse sus primeros centavos vendiendo cosas en la escuela donde asistia. Me gustaria mucho darle ese regalo por el valor sentimental y nostálgico mas que por el valor económico pero no tengo la menor idea de donde podria conseguirlas, te agradeceria cualquier información al respecto.Saludos.

Esteban Llanes
ellanes.uvm(a)gmail.com

Meme dijo...

Hola,
Me gustaria poder contactarlo via correo electronico, tengo muchas preguntas sobre algunas monedas.
Habria alguna forma de contactarlo?

Muchas gracias

MIGUEL ANGEL VILLA ROIZ dijo...

mavroiz@gmail.com
Saludos

Anónimo dijo...

Hola que tal, Soy Erick Méndez, tengo una moneda igual a esta, y me la quieren comprar, no lo hago porque creo que es muy especial por la entiguedad que tiene, pero en caso de decidirme a venderla cual seria el precio justo por ella??

este es mi correo: mendez_erick@hotmail.es

MIGUEL ANGEL VILLA ROIZ dijo...

Estimado Erick:
Es muy difícil responder a tu pregunta pues todo depende de la condición de la moneda y para eso es indispensable valorarla físicamente, pues puede costar entre 400 y 3,500 Pesos.
Saludos