No hacemos avalúos en este espacio. Le ofrecemos una disculpa.

Venta Online

12 feb. 2009

8 Reales Iturbide

El Primer Imperio Mexicano

Con la firma del Tratado de Córdoba el 25 de agosto de 1821, se reconoce la independencia de México, nación que tomó el nombre de Imperio Mexicano. Dice José Manuel Sobrino: “El 27 de septiembre, Iturbide entra a la capital con el grueso del ejército Trigarante por sostener tres objetivos o garantías: la religión, unión e independencia, simbolizados en la bandera con los colores blanco, rojo y verde, que desde entonces fueron los colores de la bandera mexicana”. 1

El 21 de mayo de 1822, Agustín de Iturbide es proclamado Emperador de México. El 11 de junio, se expide el decreto que ordena la acuñación de la nueva moneda.

Se acuñó esta pieza de 8 Reales en plata; el tipo que presentamos se acuñó en 1822 y 1823. Existe una variedad que abrevia el nombre del emperador y en la que el águila está parada en menos pencas de nopal.

Las primeras monedas presentaban el busto del monarca muy flaco, el águila igual, de mal gusto. “Con razón no agradó este tipo, y en el mismo año de 1822 se cambió poniendo el busto y el águila en mejores carnes, y representando de más cerca la verdad, quedando las leyendas como antes, y en cuya forma se continuó la fábrica hasta agosto de 1823, en que se varió la moneda”. 2

Anverso.- El busto del emperador de perfil hacia la derecha, rodeado por la leyenda “Augustinus Del Providentia”, la ceca “Mo” y el año de acuñación.

Reverso.- La continuación de la leyenda del anverso: “Mex. I. Imperator. Constitut.” El valor “8R” y las iniciales del ensayador. El Escudo Nacional se representa con un águila con las alas extendidas y parada sobre un nopal.

Iturbide permanece en este cargo hasta marzo de 1823, luego, a pesar de haber sido un personaje clave en la consumación de la Independencia, fue desterrado y más tarde, fusilado.


Fuentes:
1. “La Moneda Mexicana, su historia”, Banco de México, S.A., México, 1972. Pág. 91
2. “La Casa de Moneda de México a más de 450 años”, Miguel Ángel Porrúa, México, 1989. Pág. 91

















No hay comentarios: