No hacemos avalúos en este espacio. Le ofrecemos una disculpa.

Venta Online

23 sept. 2009

1 Real Felipe II

Primeras monedas macuquinas

Felipe II fue sucesor de su padre, Carlos I de España. Gobernó de 1556 hasta su muerte en 1598. Fiel seguidor de la religión Católica, sus convicciones en este respecto fueron tan fuertes, que terminaron en una histórica derrota contra la reina Isabel I de Inglaterra.


Al terminar la acuñación de las piezas conocidas como de “Carlos y Juana”, inició otra en nuestra numismática, la moneda macuquina que se caracteriza por su mala fabricación; esto fue en el año 1572. Su manufactura era manual.

Respecto a las monedas de tipo macuquino, José Manuel Sobrino comenta: “El significado de este adjetivo ha sido motivo de diversas interpretaciones; en lo único en que se está acorde es en considerar como moneda macuquina a la acuñada toscamente en cospeles irregulares, sin cordón, de espesor variable y que en México se fabricó hasta que, por real cédula de Felipe V, de 9 de junio de 1728, se dispuso el cambio total de los tipos monetarios circulantes de oro y plata”. 1


Las piezas de 1 Real, tienen las siguientes características:


Anverso.- En escudo de armas, la ceca, la inicial del ensayador. No se indica el valor en esta denominación. La inscripción: “Philippvs II Dei Gratia”.


Reverso.- Una cruz, los leones y castillos y la leyenda “Hispaniarvm Et Indiarvm”. Dice José Manuel Sobrino: “Figura una cruz unilateral potenzada pometeada, es decir que sus brazos rematan en dos horcas divergentes y una esfera; otras veces rematan en tres puntas, asemejándose a las flordelisadas. Estas cruces características sólo se encuentran en las monedas labradas en la Casa de México, con excepción quizá de las primeras que se acuñaron; la cruz se encuentra rodeada por un arco ornamental de líneas curvas…” 2 Otra fuente, agrega: “La cruz del reverso con puntas redondeadas, distinguía a las monedas de México de las acuñadas en otras Casas de Moneda hispanoamericanas que empleaban una cruz potenzada o de Jerusalén”. 3



Fuentes:
1. “La Moneda Mexicana, su historia”, Banco de México, S.A., México, 1989. Pág. 24
2. “La Moneda Mexicana, su historia”, Banco de México, S.A., México, 1972. Págs. 25-26
3. “Casa de Moneda de México, Presencia en el Mundo”, Miguel Angel Porrúa, México, 1990. Pág. 73












2 comentarios:

Felipe Castro dijo...

Estimado colega: en la bibliografía numismática hay variaciones acerca de lo que se entiende por "macuquinas". Algunos usan el término como sinónimo de "imperfectas"; para otros, son todas las acuñadas a martillo (aunque, como las de "Carlos y Juana", sean de bastante buena factura). ¿Cuál es su opinión al respecto?
Cordialmente
Felipe Castro

Silectes dijo...

Estimado Sr. Castro:
Si hacemos a un lado las monedas de "Carlos y Juana", que ciertamente también son bastante irregulares, la moneda macuquina se acuñó en México durante 179 años, de 1555 a 1734. Los cátálogos norteamericanos hacer referencia a estas piezas como "Cob Coinage", pero desgraciadamente el origen de la palabra "Cob" es muy incierto, según Kent Ponterio, pudiera venir de la abreviatura del término en castellano: "cabo de barra", por la forma en que eran batidos los cospeles, es decir a mano y con martillo, cortados del extremo de una barra de plata.
En algunos países les llaman "macacos" de manera despectiva, por su terminado tan irregular. Así que en lo personal, interpreto la palabra "macuquina", como aquella pieza irregular batida a mano con martillo.
Espero haberle aportado algo. Saludos.